El yoga para tratar la esclerosis múltiple

En esta ocasión quiero abordar un tema que me motiva por partida doble debido a su naturaleza y a lo ofrezco como instructor. El yoga para tratar la esclerosis múltiple es una práctica cada vez más conocida y extendida debido a que sus beneficios son evidentes.

Las limitaciones de la esclerosis múltiple

Si has llegado hasta aquí buscando algo para complementar tu terapia, poco voy a decirte de esta enfermedad que no sepas ya. Sin embargo, me gustaría dar a conocer, nada, algunos puntos básicos sobre ella para que todos los lectores puedan saber en qué consiste y cómo afecta, además de poder relacionarla correctamente con la práctica del yoga.

En esencia, la esclerosis múltiple es el resultado de la degeneración de mielina de nuestras fibras nerviosas. Esta, por su parte, empieza a deteriorarse y cicatrizar, inflamando nuestras redes nerviosas, entorpeciendo e interrumpiendo los impulsos nerviosos.

Su sintomatología es amplia y variada en función de la zona afectada. Podemos englobar estos síntomas en una categorización que pasa por: dolor, cansancio, trastornos psiquiátricos y deterioro cognitivo. Dentro de estas, las opciones se cuentan por centenas.

Puede resultar interesante saber que es la segunda causa de discapacidad en la juventud, apareciendo en la práctica totalidad de los casos en personas de entre 20 y 40 años, siendo un 66% mujeres.

Como puedes imaginar, las limitaciones de la esclerosis múltiple se bifurcan hacia todos lados. Incluye incapacidad para realizar labores durante períodos moderados de tiempo, dificultad para andar, falta de sensibilidad, debilidad, falta de equilibrio, problemas de micción, dislalias, vértigos, mala visión, falta de coordinación, mareos, espasmos, dolor muscular, impotencia, falta de memoria, pérdida de la concentración o de la razón…

De esta manera, resulta evidente que se trata de un problema que condiciona, sí o sí, la vida de quien lo sufre, sea de un modo o de otro. La formación es realmente difícil (o incluso imposible), la mayoría de trabajos no se pueden llevar a cabo… incluso mantener una conversación puede resultar todo un trabajo.

Esta se da de diversos modos, configurándose cuatro tipos de la enfermedad, que van desde aquel en que se dan síntomas en casos aislados (suelen empeorar y volverse más recurrentes con el tiempo) hasta los casos en los que la sintomatología es un habitual en el día a día.

Su tratamiento no sirve, a día de hoy, para curar la enfermedad sino que trabaja a nivel preventivo, para ralentizar y reducir los síntomas. Por supuesto, este depende de los síntomas que se den. También se pueden tratar los brotes y trabajar en la rehabilitación.

Beneficios del yoga para tratar la esclerosis múltiple

Como ya he venido adelantando, esta práctica puede resultar muy útil en relación a la enfermedad.

Ni qué decir tiene que el yoga nunca es un sustituto de tu tratamiento habitual sino que se puede añadir para mejorar algunos de los efectos que se pueden dar por sufrir esclerosis múltiple.

Por supuesto, también hay que considerar los diferentes estilos de yoga que se pueden practicar en función del tipo de EM que se padezca. Hay prácticas más aeróbicas, otras más enfocadas en el equilibrio, etc.

En cualquier caso, lo que tienen en común es lo siguiente:

  • Se trabaja mucho la respiración para lograr una unión entre el cuerpo y la mente. Ello interferirá en el bienestar de la persona en tanto en cuanto que podrá relajarse, encontrar más claridad para pensar e incluso mejorar la dirección de sus movimientos y la coordinación. También servirás para que te sientas más cómodo con tu cuerpo.

  • Son ejercicios individualizados, no requieren de puesta en común ni mucho menos de competencia y se pueden adaptar. Puedes practicarlos con mayor o menor ayuda, de pie o sentado, con apoyos… Simplemente hay que encontrar aquellos más adecuados a tu situación pudiendo ir, por ejemplo, a yoga para personas mayores.

  • La alineación corporal es objetivo básico y primero. Ello implica que se trabajará muy eficazmente sobre el acortamiento físico, muy común en estas personas, al ir, poco a poco, adquiriendo una mayor elasticidad y una mejor movilidad articular.

  • Enseñan a quien lo practica a conocer su cuerpo, incluyendo sus músculos. Así, se podrá trabajar sobre su fortalecimiento.

  • Son ejercicios liberadores de tensión, permitiéndonos llenarnos de energía y mitigando, con ello, la fatiga.

  • Las técnicas de relajación ayudan a trabajar sobre el estrés, haciendo que nos sintamos más felices, plenos y despreocupados, eliminando, incluso, pinzamientos físicos producidos por este malestar mental. Y es que el yoga no sólo ayuda en el aspecto físico, sus beneficios psicológicos son tan importantes o más.

Si estás pensando en el yoga para tratar la esclerosis múltiple no dejes pasar la oportunidad; se trata de una técnica completa que te ayuda a mejorar en muchos aspectos, ofreciendo mucho a todos los niveles.

Related Post