Yoga como reparador del sueño

En muchas ocasiones me han preguntado sobre cómo pueden afectar mis clases a pequeños y no tan pequeños a la hora de dormir. Resulta curioso que en ocasiones estas cuestiones vengan dadas por una preocupación, por considerar que ambos aspectos sean incompatibles; lo es tanto que hasta me sorprende y ello es, en parte, lo que me ha llevado a querer escribir sobre el yoga como reparador del sueño.

La importancia de dormir bien

Nuestro organismo necesita descansar y reponerse después de una larguísima jornada de trabajo. Al igual que nos ocurre de manera social, también tenemos una necesidad orgánica a un nivel básico, tanto que dejando de dormir tan sólo unos pocos días nos volveríamos literalmente locos.

Por este motivo, tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos no sólo para dormir lo suficiente sino también para hacerlo bien.

Lo que hacemos al dormir es regenerar todas las células que componen nuestro cuerpo y, con ello, nuestros órganos y demás elementos. Así, esas horas de descanso se transforman en:

  • Una mejora cognitiva que nos permite pensar mejor, anticiparnos, mejorar nuestros reflejos y reacciones, facilitar el orden de nuestras ideas, potenciar nuestra memoria…

  • Regeneración de los tejidos. Todos los tejidos, incluyendo los músculos lisos, los estriados, los cartílagos, las membranas, la piel y los huesos mejoran. Descansamos de la tensión a la que han estado sometidos durante todo el día, de manera que se recomponen para no amanecer cansados, se cicatrizan nuestras heridas, tanto internas como externas, crece el pelo y las uñas, se gana la masa muscular que hayamos trabajado, el sistema inmune se recompone, órganos como el corazón ganan fuerza…

  • Limpieza del organismo. Aprovechando que durante esas horas nuestro cuerpo no requiere de las funciones de nuestros órganos al 100%, algunos de ellos trabajan para depurarnos, esto es, para librar nuestro torrente sanguíneo de tóxicos, transportar el material de desecho y el que se queda con nosotros, transformándolo en glúcidos y lípidos…

  • También se aprovechan estas horas para regular nuestro nivel hormonal, lo cual repercute muchísimo en nuestro estado de ánimo, que será menos irascible, convirtiéndonos en personas más empáticas, pacientes y abiertas a las relaciones en sociedad, mejorando incluso problemas como la depresión. Sin embargo, las hormonas hacen mucho más que mantenernos alegres, la que más te sonará es la del crecimiento, la cual se libera en mucha mayor medida mientras dormimos, motivo por el cual el sueño resulta todavía más importante en los niños en edad de crecer. Otras trabajan gestionando el uso que hacemos de la energía.

  • Y así podríamos seguir.

No sé tú pero yo, sabiendo esto, me preocupo mucho de dormir bien, algo a lo que el yoga ayuda bastante.

¿Cómo el yoga ayuda a reparar el sueño?

De entre los muchos consejos que se dan para conciliar el sueño, hay algunos que podemos relacionar, mucho o poco con esta práctica. Te los relaciono uno a uno:

  • ¡Adiós estímulos! Para conciliar el sueño es necesario no estar sobreexcitado, para lo cual se aconseja huir del teléfono móvil, no ver películas de índole intensa (ya sean de terror, dramáticas, con demasiada acción…). En su lugar, debes probar con actividades más calmadas, y no dirás que el yoga no encaja en la definición de calmado. Practicar algunas posturas antes de ir a la cama reducirá tu nivel de estímulos.

  • Atenuar el ambiente. Para potenciar esa calma es necesario crear una atmósfera más acogedora y tranquila, sin demasiada luz ni ruidos. Ello reduce la cantidad de actividades que puedes realizar, pero el yoga sigue estando entre ellas, de hecho puedes practicarlo hasta con tapones para los oídos.

  • Hacer ejercicio. Un gasto extra de energía hará que tengamos una mayor necesidad de reposición. Una manera de hacer ejercicio sin recibir estímulos como el frío o el sonido de coches es… ¡Lo has adivinado! Aunque, por supuesto, podemos hacer otras actividades físicas sencillas que se practiquen en el hogar; ¡una cosa no quita la otra!

  • Llevar ropa cómoda. Totalmente necesaria cuando hacemos yoga, pues necesitamos llevar una segunda piel, y nada más.

  • Música y aromas. Dos sentidos que trabajarán muy bien a última hora son el oído y el olfato. Puedes ponerte música motivacional o relajante y usar un incienso u otro tipo de ambientador de lavanda, que favorece la relajación y disminuye nuestra frecuencia cardíaca. Este panorama resulta ser un escenario perfecto para la práctica que estoy defendiendo hoy.

  • Preparar el cuerpo. También resulta muy beneficioso que nuestro cuerpo se encuentre dispuesto al descanso de otras maneras como son estirando y distendiendo los músculos, relajando nuestra respiración para bajar nuestras pulsaciones y dejando la mente en blanco, preparada para cerrar el telón.

  • Por último, aunque no tengan que ver con la práctica, no puedo dejar de darte otras recomendaciones para ayudarte a dormir como son tomar una corta siesta, cenar ligero, evitando picantes y grasas, tomarte una infusión digestiva y dejar pasar al menos dos horas antes de irte a la cama.

¿Quieres saber cómo puede el yoga ayudarte en muchos otros aspectos? ¡No te pierdas estas otras lecturas!

Combatir el dolor de espalda practicando yoga. Para que luego haya quien diga que no sirve para nada en particular. Te enseño cómo vas a tratar tu dolor lumbar y muscular con sencillas posturas.

El yoga para tratar la esclerosis múltiple. También muy específico y mucho más importante, este texto servirá de apoyo y se convertirá en parte de una solución para muchas personas que padecen esta enfermedad crónica.

¿El yoga te hace mejor persona? Profundizamos un poco más en los conceptos originales que trabaja esta práctica, mostrándote cómo puedes virar suave y naturalmente tu personalidad para centrarte y ser más asertivo, paciente y complaciente, entre otras muchas cosas.

6 beneficios psicológicos del yoga que te harán querer empezar a practicarlo ya. Te explico de manera clara y directa qué es lo que este hace por ti a nivel psicológico, que es mucho; ¡no tiene misterio!

El yoga y las emociones negativas. En esta ocasión ahondo un poco más en las emociones, específicamente en las negativas, hablándote de su naturalidad y de la manera en que las enfrentas con la práctica de yoga desde todas sus vertientes.

El yoga para tratar las fobias. Leyendo un poco de lo anterior vas a comprender fácilmente cómo también es un recurso excelente para trabajar sobre aquello que nos da repelús o nos aterra.

Beneficios del yoga en la empresa. En este caso muestro lo que ya hemos ido viendo a lo largo del texto aplicando al ambiente de trabajo.

Related Post