¿Conoces el sistema de 5 puntos del yoga?

Esta práctica pero desconocida para muchos, resulta mucho más que “hacer posturitas en una colchoneta”, como he oído comentar a muchas personas. Es algo que, por supuesto, no podemos echar en cara pues, al final, es lo que más se da a conocer. Sin embargo, no es la realidad, o al menos no una realidad certera. ¿Conoces el sistema de 5 puntos del yoga? En él se explica cómo se conforma la actividad, lo que supone a diferentes niveles y, por supuesto, lo que se consigue concibiéndolo de esta manera y practicándolo en toda su extensión. ¡Vamos a verlo!

¿Qué es el sistema de 5 puntos del yoga?

El sistema de 5 puntos del yoga es un método de conocimiento de esta práctica que te permite conocerla estudiándote desde estas vertientes por separado, para concebir una idea conjunta de gran tamaño conformada por la conexión de todos los aspectos que se incluyen en cada uno de los puntos.

Este nace del gurú yogi Swami Vishnudevananda, quien se esforzaba siempre en buscar la manera de mostrar verdaderamente cómo es el yoga en toda su extensión.

Este experto nos indica en su sistema que los 5 puntos que se trabajan al practicar yoga son las asanas, el Pranayama, la relajación profunda, la dieta vegetariana y el pensamiento positivo y la meditación.

Asanas

Las asanas son las posturas por las que todo el mundo conoce esta práctica. Con ellas se va a mejorar la salud del individuo en muchísimos aspectos, desde la lógica columna vertebral, que se extiende y distiende en cada ejercicio, hasta la mejora de la flexibilidad, la fuerza y la tonificación de cada una de nuestras partes, lo cual supone una mejora de la respiración y su consecuente aumento de oxigenación celular.

Pranayama

Es el concepto que se utiliza para hacer referencia a la respiración. Lo que se busca es conocer lo que esta puede hacer por nosotros, mucho más allá de su mera función de mantener vivo el cuerpo.

El Pranayana nos enseña a respirar de manera consciente, buscando que no sólo nos oxigenemos para sobrevivir sino que seamos capaces, respirando, de aumentar nuestra energía al ser más eficientes y aprovechar la acción de la respiración para trabajar sobre todos los elementos que componen el sistema respiratorio así como los que se relacionan con este, que no son pocos.

Poco a poco, conseguiremos, simplemente inspirando y expirando, ser más enérgicos, relajarnos, dormir mejor e incluso aliviar el estrés.

Relajación profunda

Relajarnos de manera profunda resulta necesario para poder realizar con éxito el último de los puntos de este sistema de yoga, la meditación.

Sin embargo, no es que nos vaya a servir exclusivamente para eso. Son muchos los beneficios que comporta el sabernos relajar a un buen nivel, entre ellos, destacamos, nuevamente, la reducción del estrés, un mal del primer mundo que nos afecta a la inmensa mayoría. Dolor de cabeza, rigidez muscular, en espalda y mandíbula, tirones de cuello y hombros… Son síntomas clásicos de esta patología presentes en todos nosotros y, por suerte, relajarnos es una manera sencilla de esquivar estos problemas.

Para ayudarte a relajarte, por supuesto, lo que ya hemos visto se aplica también. Hay posturas o asanas específicas para lograrlo y, por supuesto, respirar de manera adecuada nos ayuda a conseguirlo mucho más rápidamente; ¿vas viendo la conexión?

Dieta vegetariana

El punto más controvertido por “atentar” contra los principios de cada cual, pero, sin embargo, forma parte de este sistema de puntos relacionados.

No es nuevo para nadie que la manera en la que nos alimentamos condiciona por completo nuestra vida, desde un nivel puramente físico hasta en aspectos que ni nos imaginaríamos si no se nos explican.

No todo se reduce a no comer carne, y mucho menos a los ideales de sufrimiento animal. Piensa en esto. Comes y te da sueño. ¿Sabes por qué? Has comido demasiado, alimentos difíciles de procesar, tu cuerpo gasta demasiada energía en hacer la digestión, al igual que también tiene que valerse de grandes cantidades de agua, segregar bilis de más, etc. Es normal que te sientas pesado y te encuentres inactivo, tu organismo está muy ocupado en solucionar lo que acabas de hacer. Y, por suerte o por desgracia, la carne y los alimentos grasos son los que más favorecen esa situación.

La dieta vegetariana pone a nuestra disposición alimentos que se digieren bien y, con la inclusión de los derivados de origen animal tenemos también ese necesario aporte proteico tan necesario. De esta manera, cuidamos nuestro cuerpo, tal y como se merece.

Pensamiento positivo y meditación

El pensamiento positivo y la meditación son el final del sistema de 5 puntos del yoga que Swami Vishnudevananda diseñó y puso en nuestra mano para ayudarnos a entender esta práctica.

Aunque no quiero, en absoluto, negar lo importante del esfuerzo constante, nadie puede negar que el pensamiento positivo como filosofía de vida nos ha ayudado de una manera inimaginable. A fin de cuentas, la pasión que ponemos y el empeño cuando estamos pensando en que todo va a salir bien es lo que hace que, finalmente, eso sea así. Sin embargo, la base es ese positivismo que nos hace ver las cosas como plausibles y a nosotros como sujetos capaces.

Por su parte, la meditación no es una forma de ver el día a día sino algo que realizamos en un momento preciso, paramos el mundo y nos dedicamos a nosotros.

Para que conozcas cómo el yoga puede formar parte de nosotros y ayudarnos, te dejo las siguientes lecturas. También podrás encontrar algunos otros tópicos relacionados con ciertos aspectos que hemos visto.

Related Post